Todas las fichas han sido redactadas por un servidor. No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. No duraré en tomar las acciones pertinentes en dichos casos.

- No acepto peticiones, ni preguntas de cuando una ficha u otra va a ser realizada. Los mensajes con faltas de respeto o correcciones incorrectas serán ignorados.

- En la barra derecha se puede encontrar un índice de "Marvel" y Personajes "DC Comics" (fichas previas a "The New 52")

martes, 11 de octubre de 2016

BYRRAH

NOMBRE EN INGLES
Byrrah
NOMBRE VERDADERO
Byrrah
LUGAR DE NACIMIENTO
Atlantis
AFILIACIONES
Ninguna
OTROS ALIAS
Salamar, Príncipe de las Focas
FAMILIA
Daka (Padre), Brynn (Madre), Thakorr (Tío Abuelo paterno y padrastro, destruido), Namor McKenzie (Primo), Korra (Abuela), Arkus (Primo), Dorma (Prima, fallecida), Fen (Prima, fallecida), Seth (Primo, fallecido) Aquaria Nautica Neptuna (Prima adoptiva), Namorita Prentiss (Sobrina adoptiva), Talan (Primo adoptivo, fallecido), Immanu (Bisabuelo, fallecido), Ellana, Tanas, Zartra, Orrek, Stegor, Kamuu, Harran, Kalen, Ossem, Balaal, Thallo (Ancestros, fallecidos)
PRIMERA APARICIÓN
Sub-Mariner Comics # 35 (Agosto, 1954)
CREADORES
Bill Everett & Jimmy Thompson

PODERES/HABILIDADES
Byrrah posee las habilidades y características propias de un miembro de la raza Atlante. Estas incluyen branquias para extraer oxígeno del agua, un periodo de vigencia extendido, la habilidad de nadar a velocidades de hasta cincuenta y seis kilómetros por hora, inmunidad a la presión y bajas temperaturas de lo profundo del océano, así como una vista adaptada para dichas condiciones.
Mediante el entrenamiento intenso, ha desarrollado una fuerza superior a la de un Atlante normal, siendo capaz de levantar hasta cinco toneladas de peso en la superficie. Es un dotado inventor y químico, así como un guerrero experimentado y hábil en el uso de distinto armamento.

HISTORIA
Byrrah nació alrededor del año 1920, hijo de la atlante noble conocida como Brynn. Aunque Brynn consideraba que Byrrah era el heredero legitimo al trono de Atlantis, el heredero más directo de su tío abuelo Thakorr a través de su hija Fen, era Namor. Debido a esto, Brynn sentía un gran rencor hacia Namor que inculcó en Byrrah desde su niñez. A pesar de esto, Byrrah, Namor y su prima Namora a  menudo jugaban juntos cuando eran niños, en ocasiones acompañados por su amigo Meranno. Ya en plena adolescencia, Meranno se convirtió en científico, y Byrrah compartió intereses similares en el campo de la tecnología. En el año 1939, Byrrah animó a Thakorr para que enviara a Namor a enfrentarse al mundo de la superficie, con la esperanza de que pereciera en el intento. Byrrah también había desarrollado un gran odio hacia el mundo de la superficie, el cual deseaba ver conquistado por Atlantis. Un desbalance de oxigeno provocó que Namor le declarara la guerra a la humanidad. Sin embargo, cuando la Alemania Nazi atacó Atlantis, en parte debido a la traición de Meranno, Namor enfocó su hostilidad hacia los Nazis y su organización Axis. El ataque dejó a Thakorr en estado de coma, y los Atlantes pidieron ayuda a Namor, algo que sumió a Byrrah en la más grande de las humillaciones. Como emperador en funciones, Namor envió a Meranno, entonces conocido como U-Man, al exilio. Al final de la guerra Thakorr se recuperó, Byrrah logró manipularle para que exiliara a Namor, aunque Thakorr canceló dicho decreto dos años más tarde.
En el año 1954, Byrrah buscaba una excusa para embarcarse en una guerra contra el mundo de la superficie. Byrrah provocó a los habitantes de Isla de la Juventud para que se armaran contra Atlantis, tras lo cual lideró una invasión de Atlantis sobre la isla. Al pensar que Atlantis estaba destinada a perder una guerra prolongada contra la superficie, Namor decidió aliarse con el ejército de la isla para acabar con los planes de Byrrah y traer la paz a ambas naciones. Meses más tarde, Byrrah desarrolló un compuesto para convertir el aire en hielo, de manera que se expandiera y explotara con una fuerza devastadora. Inyectando los glaciares del Ártico con galones del compuesto, Byrrah y sus simpatizantes enviaron toneladas de hielo en movimiento hacia las costas de Canadá y el norte de Estados Unidos, con la intención de matar miles de hombres. Namor utilizó los métodos de Byrrah para enviar más glaciares contra los de Byrrah, creando una fuerza supersónica que destruyó a ambos bloques de hielos acabando con la amenaza. Más adelante, Byrrah envió un robot con el aspecto de Namor para atacar varios trasatlánticos y poner a las autoridades de la superficie en contra de Namor. De esta forma, Byrrah esperaba que Namor también se volviera en contra de la superficie. Namor logró derrotar y desmantelar el robot, pero Byrrah destruyó todo el material que había usado para crearlo para así evitar que su primo le relacionara con el plan. En el año 1955, Byrrah se involucró en negocios con agitadores comunistas, enviando contrabando de armas para ayudarles en sus planes de revolución en America Central. Byrrah asumió que los capitalistas y los comunistas se aniquilarían los unos a los otros, dejando a Atlantis tranquila. 
Namor era menos optimista y descubrió las actividades de su primo. Se infiltró en un envío de armas a Costa Dinora. El comunista José González se enfrentó a Namor y acabó confesando los planes de Byrrah, así como su intención de traicionarle. De regreso en Atlantis, Namor le advirtió a Byrrah que rompiera sus lazos con los comunistas si no quería verse involucrado con sus planes ante todo Atlantis. En el año 1958, el demente Destino utilizó la Corona de la Serpiente para dejar a Namor en estado amnésico y destruyó la ciudad de Atlantis. Thakorr, Fen y muchos otros fueron dados por muertos, y Byrrah fue el superviviente de mayor rango, asumiendo la corona hasta el regreso de Namor. Con el tiempo, Byrrah lideró a los supervivientes de Atlantis para reconstruir Atlantis en su ubicación original el Océano Atlántico, lugar abandonado hacía ya un siglo. En el año 1961, Byrrah trabajó con el científico Vyrra para crear a Mako, un atlante mutado en forma de tiburón y autorizó a varias células de agentes atlantes para que se infiltraran entre los humanos de los Estados Unidos como espías.
Años después, Namor recuperó sus recuerdos y viajó a Atlantis. Observándole desde la distancia, Byrrah envió a varios soldados a atacarle, pero Namor los derrotó y, tras ser reconocido, fue aclamado como gobernante de Atlantis. Frustrado por el abandonó del pueblo de Atlantis, Byrrah se marchó negándose a participar en un ataque de Namor contra la superficie, en el cual fue derrotado por los Cuatro Fantásticos. Con el paso del tiempo, Byrrah regresó a Atlantis y se ganó la reputación de ser pacifista, por lo que Namor le encargó que supervisara las fábricas de armamento de la ciudad. Durante años, Byrrah observó como Namor rechazaba invasiones de enemigos como Krang, Attuma y otros, y aprendió de los errores de los atacantes. Byrrah también se alió con Llyra, gobernante de Lemuria, con la intención de casarse con ella para en un momento dado unir sus dos reinos para formar un Imperio. Tras crear un rayo de hipnosis, Byrrah se dirigió al Consejo Real durante una ausencia de Namor, y les solicitó que pusieran fin al reinado guerrero de Namor. También le solicitó que restauraran el reinado de Atlantis mediante un tratado con Attuma y Krang, sus aliados secretos. Mediante el uso del rayo hipnótico, Byrrah consiguió que la mayoría de los Atlantes se pusieran de su parte, aunque aquellos que eran los más leales a Namor no se vieron afectados, como Lady Dorma y el consejero Lord Vashti. Cuando Namor denunció las intenciones de Byrrah, éste le retó en combate. Ambos utilizaron formas de vida marina  como armas, y Byrrah logró hacerse con la ventaja en el combate, logrando vencer con la idea de que los Atlantes le declararían su nuevo gobernante. Pero incluso la creciente popularidad de Byrrah no le permitió ejecutar a Namor, que fue exiliado a la superficie en la Isla Inferno. Mientras tanto, Dorma inspeccionó el laboratorio de Byrrah, donde encontró y destruyó el rayo hipnotizador. Los Atlantes recuperaron el sentido y atacaron el palacio real. Attuma y Krang traicionaron a Byrrah e intentaron destruir Atlantis, pero Namor regresó a  tiempo para impedirlo, enviando a Byrrah al exilio. 
Meses más tarde, Byrrah se alió con Krang y el Doctor Lemuel Dorcas del mundo de la superficie. Utilizó la tecnología de Dorcas para crear un maremoto que provocó serios daños en Atlantis durante una ausencia de Namor. Byrrah llegó tras el desastre asegurando que solo pretendía que revocaran su exilio. Animó a los Atlantes para que creyeran que el gobierno de la superficie era responsable del maremoto, gracias a la ayuda de varios seguidores que había colocado entre la multitud. Byrrah juró que si era coronado de nuevo, obligaría a la superficie a llegar a un acuerdo de paz con Atlantis. Cuando Namor acusó a Byrrah de haber provocado el maremoto, Byrrah le concedió un día para que pudiera probar dichas acusaciones. Namor pidió ayuda a científicos de la superficie, que le ayudar a seguir el rastro del maremoto hasta la fortaleza de Dorcas. Tras derrotar al robot gigante de Dorcas, Namor llevó a Krang y Dorcas a Atlantis, logrando probar la culpabilidad de Byrrah.
Más adelante, Byrrah se alió con Hermano Real, líder de los Badoon, que deseaba obtener ayuda para excavar una red de cavernas cerca de la Atlantis de la región Antártica. 
El petróleo radioactivo de las cavernas podía nutrir los huevos Badoon, facilitando una futura invasión. Se le prometió a Byrrah un virreinato  por su ayuda, y Byrrah utilizó el petróleo para mutar crustáceos convirtiéndoles en semi humanoides para que le sirvieran. Llyra le ayudó a chantajear a Namorita para que atrajera a Namor hasta la región Antártica, con la intención de manipularle para que les sirviera. A la llegada de Namor, Byrrah proyectó su voz a través de un robot parecido a un crustáceo llamado Salamar, ofreciéndose para guiar a Namor para reconstruir la Atlantis de la mencionada región. Con la idea de intimidar a Namor, le mostró un cebo que pretendía ser el propio Byrrah casi muerto. Namor atacó a Salamar, sin saber que era controlado por el verdadero Byrrah, y lo destruyó cortocircuitando el panel de control de Byrrah. Delatado, Byrrah amenazó a Namorita para conseguir la cooperación de Namor, pero la joven logró liberarse y luchó junto a Namor. Byrrah intentó convencer a Namor para que se uniera a los Badoon, pero Hermano Real se enfureció por esto y envió soldados contra los tres Atlantes. Los crustáceos mutantes acabaron con los soldados y Namor detonó las cavernas con explosivos de la superficie, destruyendo el petróleo y los crustáceos mutantes. Tras esto, las fuerzas Badoon restantes se retiraron y Namorita convenció a Namor para que dejara marchar a Byrrah. 
Con el tiempo, Byrrah regresó a Atlantis abandonado todo plan de conquista, aunque todavía esperaba que la raza terminara por conquistar el mundo de la superficie. Incluso cuando Namor abdicó, y Vashti se unió al alto sacerdote Shakkoth y Thakos para gobernar, Byrrah no intentó obtener poder alguno.
Poco después de que Namor se uniera a los Vengadores, Shakkoth lideró a varios extremistas en una guerra civil. Vashti y Thakos contrataron a los barbaros de Attuma para reprimir la rebelión. Sin embargo, Attuma se hizo con el trono de Atlantis y aprisionó a Marrina, amante extraterrestre de Namor. Byrrah prefería el gobierno de Namor al del salvaje Attuma, por lo que convenció a su primo para que se enfrentara a Attuma. Sin embargo, Attuma volvió a los Atlantes contra Namor, quien rescató a Marrina y abandonó Atlantis para fundar un nuevo reino llamado Deluvia. Aunque insatisfecho con el resultado, Byrrah no hizo más planes para expulsar a Attuma. Con el tiempo, Namor reconquistó Atlantis y Byrrah, de nuevo exiliado por razones desconocidas, permaneció en una aislada ciudadela. El demoníaco Socus guio a Byrrah a un sitio donde los muertos habían cometido atrocidades contra los Atlantes. Aunque horrorizado por el lugar y sus habitantes, Byrrah se vio interesado en la oferta de Socus para obtener grandeza, y sus ambiciones pasadas resurgieron. Sin embargo, Socus le apuñaló con una daga, derramando sangre real para despertar y liberar al Rey Suma-Ket. Byrrah sangró hasta morir, y sus últimos recuerdos fueron los de su infancia jugando con Namor y Namora, único periodo de su vida en el que conoció la paz. Namor y sus aliados derrotaron a Suma-Ket.

2 comentarios:

  1. En historia en el segundo párrafo has escrito sin no quería verse involucrado.
    En el último párrafo has escrito se hizo con el torno de Atlantis.
    Saludos.

    ResponderEliminar