Todas las fichas han sido redactadas por un servidor. No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. No duraré en tomar las acciones pertinentes en dichos casos.

- No acepto peticiones, ni preguntas de cuando una ficha u otra va a ser realizada. Los mensajes con faltas de respeto o correcciones incorrectas serán ignorados.

- En la barra derecha se puede encontrar un índice de "Marvel" y Personajes "DC Comics" (fichas previas a "The New 52")

jueves, 6 de octubre de 2011

YONDU

NOMBRE EN INGLES
Yondu
NOMBRE VERDADERO
Yondu Udonta
LUGAR DE NACIMIENTO
Bosque Plysa, Planeta Centauri IV, Realidad-691
AFILIACIONES
OTROS ALIAS
Ninguno
FAMILIA
Desconocida
PRIMERA APARICIÓN
Marvel Super-Heroes # 18 (Enero, 1969)
CREADORES
Arnold Drake & Gene Colan

PODERES/HABILIDADES
Yondu no posee poderes físicos sobrehumanos, pero al igual que el resto de su tribu es un místico de la naturaleza. Posee un sexto sentido intuitivo que le concede una relación empática limitada con otras formas de vida. Cuanto más avanzada sea la forma de vida, más limitado resulta su potencial empático. Adicionalmente, Yondu posee una relación intuitiva y mística con la naturaleza, en especial con la de su propio mundo. Sin embargo, también ha desarrollado dicha compenetración mística con otros planetas todas de vida salvaje natural. Con dicha compenetración, es capaz de sentir la presencia de elementos incongruentes, ya sean cuerpos o sustancias extrañas. También puede concentrarse para rastrear la ubicación precisa de elementos animales o vegetales, dentro de todo un ecosistema. Posee una sensibilidad especial hacia seres o fuerzas místicas, y es capaz de detectar su presencia y actividades sin el menor esfuerzo. Entrando en un estado de trance, es capaz de reponer su propia fuerza interior al comunicarse con fuerzas naturales.
Yondu es un espécimen por encima de la media de cualquier miembro de su raza. Posee una resistencia algo más superior a la de un ser humano normal, y es casi dos veces más fuerte, siendo capaz de levantar hasta ciento setenta kilos de peso. Como un experto cazador, es extremadamente hábil en el uso de arcos y flechas. Posee la habilidad de silbar en una gama de cuatro octavas, para ser completamente preciso en sus habilidades de arquero. El idioma nativo de los Centaurians en un sistema de gruñidos, chasquidos y silbidos. Yondu ha sido capaz de aprender otros idiomas, aunque al hablarlos su garganta se resiente, requiriendo de descanso.

HISTORIA
En el año 2001 de la Realidad-691, extraterrestres establecidos en el Planeta Marte habían conquistado la Tierra, pero fueron expulsados tras una rebelión en el año 2075. Siglos después, se creó un gobierno global en el año 2553. Unida y tecnológicamente avanzada, la Tierra comenzó a expandirse por el espacio. Subespecies humanas creadas mediante la ingeniería genética comenzaron a colonizar los planetas Mercurio, Júpiter y Plutón. Durante la década de 2900, naves capaces de alcanzar la velocidad de la luz fundaron la primera colonia interestelar en el Planeta Centauri IV, donde coexistieron con los nativos del planeta en el año 2960. En el año 3000, los cuatro mundos colonizados y la Tierra se unieron para formar la Federación Unida de la Tierra, comenzado una nueva era dorada de paz y prosperidad.
Yondu Udonta era un cazador de la primitiva tribu Zatoan, seres humanoides que eran los habitantes nativos del Planeta Centauri IV. 
Dicho planeta fue el primero en ser colonizado por la Tierra, fuera de su Sistema Solar. El proceso de colonización tuvo lugar en un momento no determinado del Siglo XXIX. Los Centaurians se vieron intimidados ante la tecnología superior de la Tierra. Aunque hubo confrontaciones iniciales, los Centaurians terminaron por establecer relaciones pacíficas con los colonos terráqueos. Sin embargo, la tribu de los Zatoans emigró de sus bosques ancestrales hasta los valles menos accesibles, con la intención de evitar todo contacto con los alienígenas. Doscientos años después del primer contacto de los Centaurians con la Tierra, una nave propulsada por tecnología anticuada llegó a Centauri IV con el astronauta Vance Astro abordo. Su viaje le había llevado un milenio de tiempo, y Vance había quedado en estado de animación suspendida, atrapado en un traje de contención que evitara su envejecimiento. Vance descubrió que la Tierra ya había alcanzado Centauri IV siglos atrás, utilizando una nueva tecnología de vuelo interestelar. 
Sin embargo, decidió seguir con su misión explorando el planeta, a pesar de que la misión ya se hubiera convertido en un propósito obsoleto. Mientras realizaba un sondeo geofísico, Vance conoció al Zatoan Yondu Udonta, quien se estaba embarcado en un ritual para alcanzar la madurez. Inicialmente, ambos se vieron enfrentados sin poder siquiera entenderse. Sin embargo, con el paso del tiempo forjaron una sólida amistad. Poco después, el Planeta Centauri IV fue invadido por la Hermandad de los Badoon, que habían comenzado a invadir la Federación Unida de la Tierra.
Los Badoon masacraron a todos los colonos de Centauri IV, y comenzaron a recorrer el planeta para erradicar a las tribus diseminadas de los Centaurians nativos. Ante la primera evidencia de hostilidades, Vance llevó a Yondu hasta su nave de reconocimiento, fijando rumbo hacia el planeta más cercano conocido dentro del Sistema Estelar Trinario de Centauri. Debido a la naturaleza anticuada de la nave de Vance, ambos no tardaron en ser alcanzados por los Badoon. Sintiendo curiosidad por la antigua nave, los Badoon decidieron no destruirla al divisarla y si hicieron con ella, capturando a los dos tripulantes. Prisioneros, Vance y Yondu fueron llevados a la base de operaciones Badoon en la Tierra, que también había sido conquistada recientemente. En la Tierra, Vance y Yondu fueron llevados ante Drang, líder del ejército Badoon, pero no tardaron en lograr escapar. Durante la fuga, conocieron a otros dos fugitivos. Uno era Charlie-27, último superviviente de Júpiter, y Martinex, último superviviente de Plutón. Los cuatro desconocían haber recibido la ayuda secreta del enigmático Halcón Estelar, que había profetizado la importancia de que se unieran. De esta forma, fundaron los Guardianes de la Galaxia, con la misión de atacar a los invasores Badoon. 
Durante los siguientes años, Yondu y sus compañeros atacaron las bases de los Badoon en el Sistema Solar. Recibieron la ayuda de los Defensores, equipo de viajeros temporales procedentes de la era moderna de Tierra-616. Con dicha ayuda, lograron derrotar a los Badoon, y expulsarlos de la Tierra. Sin embargo, los terráqueos se vieron sumidos en su sentimiento xenófobo tras la guerra, desconfiando de todo extranjero. Debido a esto, los Guardianes se sentían tanto fuera de lugar como carentes de propósito alguno. Halcón Estelar, quien ya había revelado su existencia, sugirió que el equipo continuara operando para explorar la galaxia. De esta forma rescataron a Nikki, última superviviente de Mercurio, invitándola a unirse al equipo. Aleta, que formaba el ente Halcón Estelar junto a su marido Stakar, también se convirtió en miembro oficial. Poco después, los Guardianes derrotaron al ciborg Korvac con la ayuda de Thor, procedente de la era moderna de Tierra-616. Cuando Korvac escapó a la era moderna de Tierra-616, los Guardianes le siguieron allí aliándose con los Vengadores para buscarle, mientras protegían al joven Vance de esa era, ya que temían que fuera objetivo de Korvac. Durante su estancia, los Guardianes se convirtieron en miembros honorarios de los Vengadores, y ambos equipos terminaron por luchar unidos contra Korvac, quien aparentemente acabó con su propia vida cuando sus planes de conquista universal se vinieron abajo. De regreso a la Realidad-691, los Guardianes impidieron varios intentos de resurrección de Korvac en distintos periodos temporales con la ayuda de varios aliados.
En el año 3017, Yondu encontró el Libro de Antag, el cual contenía pistas sobre la ubicación del legendario escudo del Capitán América. Los Guardianes se embarcaron en la búsqueda del escudo. Durante la misión, se aliaron con el Señor del Fuego para proteger el Planeta Courg de los Stark, extraterrestres hostiles y armados con tecnología derivada de las creaciones de Anthony Stark de la Tierra. Martinex resultó herido por las armas de los Stark durante la batalla, perdiendo algunos cristales exteriores de su pecho. La búsqueda del escudo del Capitán América llevó a los Guardianes hasta un planeta habitado solamente por la inteligencia artificial conocida como Mainframe. Antiguamente el héroe conocido como Visión, Mainframe había abandonado la Tierra tras la invasión Marciana del año 2001, con la intención de reclutar a una comunidad de mutantes que habían escapado del planeta. La búsqueda le había llevado a un planeta deshabitado y mecanizado, cuyos habitantes habían partido por temor al devorador Galactus. Al habitar y mantener los sistemas computarizados del planeta, la Visión había terminado por abandonar su cuerpo convirtiéndose en Mainframe, cuidador del planeta. Con el paso del tiempo, localizó la colonia mutante en el Planeta Haven, pero desistió en su intento de reclutarles al haber abandonado toda actividad física, y porque la amenaza Marciana sobre la Tierra había finalizado. El escudo del Capitán América había permanecido oculto durante siglos en el planeta de Mainframe, y Antag había sido el responsable. Antag había dejado atrás pistas sobre el paradero del escudo. Dichas pistas llevaron a los Guardianes hasta el planeta, pero también atrajeron al equipo de mercenarios conocidos como Fuerza, entre cuyos miembros se encontraba Brahl, antiguo secuaz de Korvac. 
Los Guardianes fueron declarados dignos de recibir el escudo tras mostrar una moralidad superior en combate; y Vance Astro fue quien recibió el escudo.
Durante más viajes, ya de regreso en la Realidad-691, Yondu descubrió la existencia de Fotón, otra superviviente de Centauri IV. Lo consideró tanto un milagro, como una última oportunidad de continuar con las tradiciones de su raza. Sin embargo, Fotón había abandonado las tradiciones de su raza y prefería morir antes de perpetuar su raza. Esto dejó a Yondu completamente devastado, llevándole a enfrentarse a sus compañeros y estando a punto de abandonarles para buscar a Fotón por su cuenta. Halcón Estelar le comunicó que estaba destinado a conseguir grandes cosas, ante lo cual Yondu logró regresar a un estado de calma y paz interior, aceptando que había cosas que no podía cambiar. Yondu volvió a enfrentarse a Fotón una vez más, perdiendo tanto el control que estuvo a punto de matarla en un conflicto contra el equipo conocido como Fuerza. Interfaz, líder de Fuerza, rescató a Fotón y se vengó de Yondu transmutando su mano en niebla. Martinex se ofreció a reemplazar su mano, pero Yondu no se lo permitió deseando que sirviera de recuerdo de sus actos vergonzosos. Su mano terminó siendo reemplazada por un arma capaz de crear cuchillos, hachas e incluso un láser. Sin embargo, al usar dicha arma accidentalmente, Yondu juró no volver a utilizarla. Finalmente, Yondu y Fotón se reconciliaron. Como gesto de paz, Yondu regaló su arco y flechas Yaka a Fotón. De esta forma, Yondu logró que Fotón volviera a abrazar las costumbres y tradiciones de su raza. Durante esos viajes aventuras, los Guardianes aceptaron a nuevos miembros como Garra y Replica.
Más adelante, Yondu descubrió que un reducido enclave de Centaurians había sobrevivido en Centauri IV. Durante años, Yondu había sido considerado el último superviviente de su raza, pero circunstancias, como la existencia de cavernas capaces de absorber ondas de radio, habían permitido que otros nativos de Centauri IV sobrevivieran. Para no aterrorizar a su pueblo, Yondu permitió que Martinex reemplazara su mano. Yondu se convirtió en el primer Habaktu, Hombre Santo, que su tribu había visto en toda una generación, y fue recibido con los brazos abiertos. Yondu decidió abandonar a los Guardianes de la Galaxia para reunirse con su pueblo. Al despedirse de Vance, éste se disculpó por el inaceptable trato que la había dado durante sus primeras aventuras. Durante su estancia en Centauri IV, Yondu se percató de que la existencia de un cambio en la línea temporal, ya que los Badoon habían invadido Centauri IV mucho antes de lo que lo habían hecho inicialmente. Los Badoon habían eliminado los cultos y tradiciones de los Centaurians, y habían comenzado a reproducirse con ellos provocando que las nuevas generaciones de Centaurians fueran más reptilianas. Considerando que los Guardianes de la Galaxia eran responsables de la alteración temporal, Yondu se reunió con ellos de nuevo. Yondu exigió a sus compañeros que repararan el daño que habían provocado, perdiendo en el pasado una daga que Yondu le había regalado a Charlie-27.
Mientras esperaban a que Halcón Estelar y Aleta restauraran la línea temporal, el resto de los Guardianes fue convocado por el Todopoderoso, quien necesitaba su ayuda contra el Protegido. Durante ese tiempo, Yondu se sumió en un estado espiritual contactando con su Dios Anthos. Le solicitó una visión de alma, que le fue concedida. Sin embargo, el mensaje que recibió era confuso y críptico. Yondu no estaba seguro de que camino debía seguir, siendo una opción regresar con su pueblo, y otra permanecer con los Guardianes. La visión de Yondu se hizo clara en su enfrentamiento con Mefisto, revelando que debía permanecer con los Guardianes. Las tensiones en los Guardianes llegaron a su punto álgido cuando Vance creó una alianza con el marciano asesino Ripjak para enfrentarse a Bubonicus, un ser cósmico que propagaba plagas por el universo. Ripjak y Vance se enfrentaron a Bubonicus si ayuda del resto, ya que eran los únicos inmunes a sus poderes que provocaban enfermedades. Sin embargo, Vance no había explicado este hecho a los Guardianes cuando partió con Ripjak; y Garra asumió el liderazgo de los decepcionados Guardianes en rebelión. 
Vance, Ripjak y el Alto Evolucionador salvaron el planeta Santuario del ataque de Bubonicus. Pero cuando Vance regresó de la batalla, descubrió que los Guardianes habían votado separarse temporalmente y considerar el futuro del equipo, planeando reunirse de nuevo y celebrar elecciones para elegir a un nuevo líder. Yondu votó en contra de esta decisión, sintiendo lealtad hacia su amigo Vance.
El equipo pasó ser liderado por Charlie-27, reuniéndose de nuevo para embarcarse en una nueva misión. La misión consistía en viajar al pasado para impedir la invasión de Marte sobre la Tierra en el año 2001. Sin embargo, los Guardianes eran conscientes de que lo único que probablemente conseguirían, sería crear una divergencia o línea temporal alternativa, en la que la Tierra no cayera en manos de los Marcianos. Los Guardianes tuvieron éxito, creando una línea temporal nueva en la que los Marcianos no conquistaban la Tierra. Sin embargo, Wormhole, antiguo enemigo de los Guardianes, provocó que los héroes acabaran perdidos en el tiempo y el espacio. Martinex resurgió junto a los Guardianes en la era moderna de Tierra-616, donde tuvieron un encuentro conflictivo con los Nuevos Guerreros. El motivo principal era que Bola Veloz, miembro de los Nuevos Guerreros, podría ser una anomalía temporal que debía ser eliminada. Los Guardianes fracasaron, acabando perdidos en el continuo espacio temporal. Resurgieron para investigar un bucle temporal que se había manifestado en la Galaxia, provocando que la historia se reiniciara con distintas consecuencias. Los Guardianes se vieron atrapados en ese bucle, enfrentándose a batallas y eventos que ya habían luchado una y otra vez. Sin embargo, cada vez recordaban menos aspectos acerca de sus verdaderos pasados.

EN EL CINE
- Michael Rooker interpretó al personaje en la película “Guardianes de la Galaxia” (2014).
- Michael Rooker interpretó al personaje en la película "Guardianes de la Galaxia Vol. 2" (2017).

No hay comentarios:

Publicar un comentario