Todas las fichas han sido redactadas por un servidor. No concedo permiso para reproducirlos en otros blogs. No duraré en tomar las acciones pertinentes en dichos casos.

- No acepto peticiones, ni preguntas de cuando una ficha u otra va a ser realizada. Los mensajes con faltas de respeto o correcciones incorrectas serán ignorados.

- En la barra derecha se puede encontrar un índice de "Marvel" y Personajes "DC Comics" (fichas previas a "The New 52")

martes, 23 de febrero de 2010

HIPÓLITA

NOMBRE EN INGLES
Hippolyta
NOMBRE VERDADERO
Hipólita de Themyscira
LUGAR DE NACIMIENTO
Themyscira
AFILIACIONES
Sociedad de la Justicia de América, Liga de la Justicia de América
OTROS ALIAS
Wonder Woman, Polly
FAMILIA
Antiope (Hermana), Diana / Wonder Woman (Hija), Donna Troy (Hija), Terrence Long (Yerno, fallecido)
PRIMERA APARICIÓN
All Star Comics # 8 (Diciembre, 1941)
CREADORES
William Moulton Marston & Harry G. Peter

PODERES/HABILIDADES
Hipólita posee tres mil años de experiencia en combate, lo que la convierte en una experta en la lucha mano a mano, así como en uso de distintas armas. Como Amazonas de Themyscira, posee inmortalidad que le permite mantener un aspecto de juventud constante, aunque puede recibir heridas y llegar a morir en combate por causas externas.
Posee una fuerza e inteligencia considerablemente aumentadas, llegando a ser capaz de quebrar el acero u hormigón con sus propias manos, saltar hasta tres metros y medio de distancia, un alto factor de durabilidad, capacidad de sanar gran velocidad, y la capacidad de absorber grandes cantidades de sabiduría en un corto periodo de tiempo.
También posee la capacidad de liberar a su cuerpo de toda herida o toxina fusionándose con la Tierra para recrear todo su cuerpo de nuevo. Mientras permanezca en Themyscira, Hipólita no necesita de comida, agua o cualquier tipo de alimento para mantener su salud y vitalidad, aunque puede consumir alimento por el único propósito de disfrutar.

HISTORIA
Hipólita fue una mujer de las cavernas asesinada brutalmente por su compañero, a quien había ofrecido su compasión, hace más de treinta y dos mil años. De esta forma se convirtió en la primera mujer asesinada por el odio de los hombres. Su alma fue depositada en el Pozo de las Almas, junto a aquellas de otras mujeres asesinadas. Fue la primera en ser reencarnada, por los Dioses del Olimpo, y convertirse en la Reina de la nueva raza que daría en llamarse como la de las Amazonas.
El Panteón Griego celebró una reunión alrededor del año mil trescientos antes de Cristo. Dicha reunión fue convocada por las Diosas, que deseaban crear a una raza de humanos que defendieran sus ideales.
Zeus decretó en su ignorancia, que los humanos nunca olvidarían a los Dioses, con lo que dichos defensores eran innecesarios. Por su parte, Ares se mostraba en contra por no desear la existencia de nadie que promoviera la paz. El resto de los Dioses masculinos se mostraron poco interesados, y Hera no deseó mostrarse en contra de su esposo. Por lo tanto, la tarea recayó en las cinco Diosas Griegas primarias. Estas viajaron al averno donde localizaron el Pozo de las Almas. De allí convocaron las almas de las mujeres que habían sido asesinadas por los hombres, y las derramaron en forma de lágrimas sobre un lago de Grecia, a excepción de una muy especial. Las almas se mezclaron con el barro y piedra del fondo del lago para crear a las Amazonas. La primera en emerger fue Hipólita, y la segunda su hermana Antiope. Las Diosas se presentaron ante las Amazonas, convirtiendo a Hipólita y Antiope en las reinas de la nueva raza. Decretaron que la nueva raza habría de extender el mensaje de Gaea, que era un mensaje de paz, tolerancia e igualdad. Como símbolo de su devoción, Hipólita y Antiope recibieron un Cinturón Dorado cada uno.
Las dos hermanas lideraron a las Amazonas durante años, creando una gran ciudad llamada Themyscira. Años más tarde Antiope tuvo una hija llamada Pythia. Sus esfuerzos por promover la paz e igualdad fueron frustrados por la falta de confianza de varios hombres, en especial Ares.
A medida que los años pasaron, las Amazonas quedaron más aisladas en su ciudad, aunque sus números crecieron al liberar a las mujeres de la esclavitud.
El desastre asoló la ciudad en la forma de Heracles, el hijo de Zeus. Este se encontraba realizando sus Doce Tareas, sufriendo la ira de Hera, cuando llegó a la Isla de las Amazonas en compañía de Teseo. Una de sus tareas era hacerse con el Cinturón Dorado de Hipólita, a quien le ordenó que se lo entregara. Esta se negó, saliendo de la ciudad para enfrentarse a Heracles por su posesión. Heracles fue derrotado por ella, y en un acto de humildad ofreció una alianza con las Amazonas. Estas permitieron que Heracles y sus hombres entraran en la ciudad, dando lugar a una noche de jolgorio. Antiope se enamoró de Teseo, al igual que Hipólita de Heracles. Sin embargo, este la drogó, y cuando Hipólita despertó se encontró encadenada. La armada de Heracles atacó y violó a las Amazonas, destruyendo su ciudad y robando sus tesoros. Heracles abandonó la ciudad con el Cinturón de Hipólita, dejando a la mayor parte de su armada para custodiar a las Amazonas.
Tras sufrir una visión en la que una de las Diosas le ayudaba a encontrar su fuerza, Hipólita escapó de su celda, y comenzó a liberar a sus hermanas. Juntas de nuevo, comenzaron una batalla en la ciudad. Hipólita contempló como muchas de sus hermanas sucumbían al deseo de matar, disfrutando de la masacre de los hombres. La lucha continuó hasta que todos los hombres hubieron muerto. Sin embargo, Antiope seguía inmersa en la furia, e insistió en que marcharan sobre Atenas para recuperar el Cinturón, matando a todo el que se cruzara en su camino.
Hipólita se negó, alegando que tal acción iba en contra de las costumbres de las Amazonas, y tales acciones les llevaría al desastre. Sin embargo, Antiope no fue detenida, y sintiéndose traicionada por su amante, y por los Dioses. Tras arrojar su Cinturón a los pies de Hipólita, Antiope decidió renegar del Olimpo. La mitad de las Amazonas partieron con ella, y esta fue la última vez en la que las hermanas se vieron.
En medio de toda esta ruina, las Diosas reaparecieron mostrándose a disgusto con las Amazonas, y declarando que habían fracasado en su sagrada misión, siendo merecedoras de una condena. Cada una recibió un par de brazaletes de acero que deberían de llevar en todo momento para recordar su captura y humillación. Poseidón separó las aguas, y las Amazonas caminaron por su profundidad hasta una Isla que fue removida del mundo, y se convirtió en Isla Paraíso.
Allí construyeron su ciudad Themyscira, y se convirtieron en guardianas de una gran maldad que habitaba bajo la isla. Mientras permanecieran en la Isla serían inmortales, aunque podían ser asesinadas por medios externos. Durante más de tres mil años, permanecieron allí con Hipólita como su reina.
De cuando en cuando, algún visitante lograba atravesar las nieblas que escudaban la isla. Una de estas fue Diana Trevor, una mujer que se había estrellado en su avioneta en las costas de la Isla, justo cuando las Amazonas se enfrentaban al demonio de las profundidades en el fondo de la isla, y optó por luchar a su ladro. Ella provocó el disparo que puso final al conflicto, aunque pereció durante la batalla. Poco después de este evento, Hipólita comenzó a sentir un anhelo que no podía explicar. El Oráculo de la isla le proporcionó la respuestas, Hipólita era la reencarnación de la primera mujer asesinada por el hombre, y dicha mujer estaba embaraza. Su anhelo era la necesidad de tener una hija, y el Oráculo le hizo saber que las Diosas le concederían dicho deseo. Hipólita se dirigió a la playa, donde moldeó un bebé con la arena y barro de la isla. Cinco Diosas y un Dios extrajeron el última alma del Pozo de las Almas, y lo fusionaron con la figura de barro otorgándole grandes poderes. De esta forma, Hipólita tuvo a su hija Diana, Princesa de las Amazonas, y llamada así en honor a Diana Prince.
Diana creció con su madre y miles de hermanas, pero sin compañía de su propia edad. Cuando era joven, la hechicera Magdala utilizó su magia para crear un duplicado para que fuera su compañera de juegos. Sin embargo, Dark Raven, una enemiga de Hipólita, llegó a la isla con idea de capturar a Diana, llevándose al duplicado por error, que se convertiría en Donna Troy. Tras su desaparición, Hipólita se volvió más protectora de su hija, vigilándola incluso cuando esta era ya una adulta.
Cuando Diana cumplió veintidós años, el Oráculo de la Isla entregó a Hipólita un nuevo mensaje. Los dioses deseaban que las Amazonas enviaran a una campeona de entre ellas, al mundo de los hombres. Hipólita organizó un torneo para escoger a la enviada, pero le prohibió a Diana que participara. Ella lo hizo de todas formas, ocultándose tras una máscara, y logró ganar el torneo convirtiéndose en Wonder Woman.
Tras la Crisis en Tierras Infinitas, Hipólita viajó al pasado junto a Jay Garrick, el primer Flash, para poder estabilizar la realidad e historia de Donna Troy como Wonder Girl, y corregir problemas de la corriente temporal causados por la presencia de Dark Angel en el pasado. Durante ese tiempo en el pasado, Hipólita se unió a la Sociedad de la Justicia de América adoptando la identidad de Wonder Woman de su hija. Junto a la Sociedad, logró derrotar a Dark Angel. Tras esto, Hipólita permaneció junto a la Sociedad, hasta aproximadamente 1950, momento en el que decidió regresar al presente.
Al regresar, descubrió que su ausencia había provocado divisiones entre las Amazonas. Uno de los grupos formados, las Amazonas Bana Mighdall, sentían que Hipólita había perdido su derecho a gobernar al abandonar el trono para luchar en el mundo de los hombres. Incluso las Amazonas leales de Themyscira tuvieron dificultad a la hora de defender la postura de Hipólita, y comenzaron a distanciarse de ella. Al ver que había perdido apoyo, y sintiendo que su deseo por la batalla crecía, Hipólita cedió el trono para ayudar a la humanidad sirviendo como Wonder Woman.
Tanto Diana como Donna se negaron a asumir el trono, y las distintas facciones no lograron encontrar una sucesora viable. Eventualmente, las Amazonas decidieron abolir el sistema monárquico que habían mantenido. Hipólita encontró su lugar como guerrera en activo, sirvió como miembro de la Liga de la Justicia, y miembro parcial de la reformada Sociedad de la Justicia. Cuando el invasor Imperiex intentó destruir la Tierra, las Amazonas se vieron involucradas en la defensa de la Tierra. Hipólita luchó contra una de las sondas de Imperiex a la que apenas logró destruir. Cuando Diana llegó a la batalla, rescató a su madre y le ordenó partir. Sin embargo, Hipólita se quedó, y salvó a su hija del ataque de una sonda, que explotó acabando con su vida.
La inmortal Circe logró resucitar a Hipólita, y le hizo ver que los Estados Unidos habían capturado a su hija Diana, y la estaban torturando con el propósito de que esta revelara como crear el Rayo Púrpura, un arma procedente de Themyscira. Hipólita quedó sumida en la ira, y declaró el control sobre todas las Amazonas para vengarse de la humanidad por el trato otorgado a su hija. Cuando la propia Diana se enfrentó a ella, esto no impidió que Hipólita continuara en su ataque, masacrando tanto a hombres como niños. Diana y Donna Troy descubrieron que Circe había resucitado a Hipólita como una extensión de ella misma, colocando parte de su alma en su interior. Dicha combinación había transformado la personalidad de Hipólita, que se había vuelto más destructiva, llegando a proteger a la villana Circe de sus hijas. Cuando Circe fue derrotada temporalmente, su influencia mágica sobre Hipólita desapareció, y esta pudo recobrar la sensatez, y poner fin a la guerra que había empezado contra la Tierra.
Atenea se presentó entonces ante Hipólita y las Amazonas, condenándolas a perder sus poderes por su parte en la guerra. También eliminó sus recuerdos y las envió a distintas partes de la Tierra.
Hipólita también fue privada de sus poderes, pero su inmortalidad no desapareció, ya que fue condenada a gobernar la entonces vacía Themyscira. Allí, Hipólita debería embarcarse en la misión de reestablecer la isla y ayudar a las Amazonas que recuperaran su estatus. Sin embargo, Hipólita desconocía que Granny Goodness se había hecho pasar por Atenea, ya que los Dioses eran prisioneros de los Nuevos Dioses de Apokolips. Con ayuda de Holly Robinson, Arlequín y Mary Marvel, Hipólita pudo derrotar a Granny, y los dioses fueron liberados. Cuatro Amazonas permanecieron en Themyscira, negándose al arrepentimiento por sus acciones. Sin embargo, Alkyone llegó a acusarla de traición por haber dado a luz al “Dragón”, haciendo referencia a Diana. Alkyone le solicitó que acabara cono Diana para que pudieran ser una tribu de nuevo, pero Hipólita se negó rotundamente.
Alkyone intentó que por lo menos le dijera la verdad a Diana acerca de su origen, pero Hipólita se negó, ante lo que la Amazona partió asegurando que la salvaría, y reunificaría a las Amazonas como tribu acabando con Diana. De esta forma, contactó con las otras tres prisioneras ofreciéndoles su ayuda para acabar con Hipólita a cambio de su liberación. Se aliaron con un grupo de asalto fascista, liderado por el Capitán Nazi, pero fracasaron.

EN LA TELEVISION
- Charlene Holt interpretó al personaje en la película televisiva “Wonder Woman” (1974).
- Cloris Leachman interpretó al personaje en la serie de televisión "Wolver Woman" (1975).
- Carolyn Jones interpretó al personaje en la serie de televisión "Wonder Woman" (1975).
- Beatrice Straight interpretó al personaje en la serie de televisión "Wonder Woman" (1975).
- Connie Nielsen interpretó al personaje en la película "Wonder Woman" (2017). 

2 comentarios:

  1. Desde luego daniel hermoso, viendo ciertos comentarios que se hacen en este grandioso pedazo de blog se demuestra que en esta vida hay "gente pa To". Un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho el elogio... la verdad es que no sabes la paciencia que necesito a veces, y lo que me tengo que contener para no borrar el noventa por ciento de los comentarios. Un abrazo, y gracias

      Eliminar